Esquizofrenia
Imagen
Es un trastorno psicótico y la más común de las enfermedades mentales graves. Suele aparecer de forma aguda. Altera la capacidad de las personas en muy diversos aspectos psicológicos como el pensamiento, la percepción, las emociones o la voluntad.

Se dividen los síntomas en dos grandes grupos: los positivos y los negativos, esta división no tiene nada que ver con que unos sean buenos y otros malos.

Los positivos consisten en aquellas manifestaciones anormales, suelen aparecer en las fases agudas que experimentan o hacen los pacientes, como percibir cosas que no existen (alucinaciones) o pensar que ocurren cosas que no son verdad (delirios).

Los negativos consisten en aquellas manifestaciones que hacen pensar que el sujeto está perdiendo capacidades para pensar, sentir o hacer cosas con normalidad. Por ejemplo, dejar de hablar con fluidez, tener interés por las cosas o las personas, o levantarse cada día.

Es una enfermedad crónica, compleja, donde las personas que la sufren a menudo no tienen conciencia de estar enfermas; y que no afecta por igual a todos los pacientes, ni en síntomas, ni en la gravedad de los mismos.

Lo más común es sufrir alteraciones importantes en su funcionamiento social y personal, necesitando para su recuperación la combinación de estrategias que incluyen farmacología (medicación), psicología, y apoyo de recursos sociales y laborales complementarios para facilitar su reintegración social y laboral.

También es relevante para disminuir las recaídas de esta enfermedad la intervención en el ámbito familiar. Aparece normalmente en la adolescencia, y afecta a un 1% de la población mundial. Existen tratamientos muy efectivos para las crisis.

Síntomas de la enfermedad:
- Trastornos del pensamiento: se manifiesta en la práctica por el hecho de que el paciente dice cosas que para los que le rodean no tienen sentido.
- Delirios: Falsas creencias que no pueden desarraigarse, ideas absolutamente falsas que el paciente cree ciegamente (creerse perseguido por alguien).
- Paranoia: Pensar que hay personas le quieren hacer daño.
- Alucinaciones: Consiste en percibir cosas, sonidos o sensaciones que en realidad no existen.
- Negación de la enfermedad: Se trata de negar absolutamente que exista la enfermedad, es decir, el paciente no es consciente de que está enfermo.
- Cambios en las emociones: Las emociones pueden presentarse como inafectivas o fuera de control y muy aumentadas. La inafectividad puede conducir a una carencia de expresión facial y a una apariencia de desinterés generalizado por lo que acontece. Las emociones también pueden estar fuera de lugar, por ejemplo, llorando ante algo divertido.
- Aislamiento: Conducta por la que el paciente se encierra en si mismo y en su mundo interior, con muchas dificultades para su relación con el exterior.
- Falta de motivación: la persona puede sentirse agotada y sin motivación, puede perder el interés por la vida, también es posible un desorden en el autocuidado, limpieza y orden.
- Síntomas de ansiedad y síntomas depresivos: Es muy posible que el paciente se encuentre inquieto y ansioso, es la angustia provocada por el sentimiento de que algo grave está ocurriendo y de que no pueda hacer nada para evitarlo. Pueden aparecer asimismos sentimientos depresivos, y es muy común la baja autoestima.

La mayor parte de la gente que padece Esquizofrenia no tiene todos estos síntomas. Del mismo modo, algunas personas se ven más severamente afectadas que otros.

Formas de la enfermedad:
No todas las esquizofrenias son las mismas ni todas evolucionan igual ni requieren el mismo tratamiento.
ASIEM || Contactar || Accesibilidad