Vila-real contará con la primera residencia de concepto abierto para personas con problemas de salud mental de la Comunitat

Vila-real será la primera ciudad de la Comunitat Valenciana en contar con una residencia de concepto abierto para personas con enfermedad mental, según ha informado el Ayuntamiento de este municipio en un comunicado.

Este modelo pionero llegará de la mano de la Fundación Manantial -que se fusionó oficialmente con la Fundació Primavera- y gracias al convenio que se ha rubricado con la Fundació Caixa Rural, que cederá durante 10 años el edificio de la antigua residencia Santa Ana, en cuyo huerto ya se realiza una actividad terapéutica de agricultura, completando así las instalaciones del denominado barrio sociosanitario de Vila-real.

El alcalde, José Benlloch ha acompañado al presidente de la Fundació Caixa Rural, Enric Portalés, y al de la Fundación Manantial, Francisco Sardina, durante la firma del acuerdo.

 Benlloch ha destacado que esta iniciativa, encaminada a “eliminar el estigma sobre la salud mental, ya que todos la podemos padecer en cualquier momento”, encaja “perfectamente con nuestro modelo de ciudad, en el que contamos con cuatro marcas muy potentes”.

Al respecto, ha dicho que ese modelo no solo pretende que “todos cambiemos el chip y avancemos, sino que busca ofrecer una mejor calidad de vida a todos y, a su vez, generará economía, complementando el denominado barrio sociosanitario, donde ya se encuentran el centro de día Molí la Vila para enfermos de alzhéimer, la Fundació Primavera, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y el Hospital de la Plana y que ahora contará con este innovador centro”.

Salud mental comunitaria

Tal y como ha indicado el presidente de la Fundación Manantial, se trata de un “modelo abierto de residencia, en el que se apuesta por la salud mental comunitaria, y donde el principal factor diferenciador es que las personas que aquí residan ingresarán de manera voluntaria y podrán entrar y salir con total libertad, siempre respetando unas normas mínimas de convivencia, al estilo de una residencia de estudiantes”.

El centro, que también ofrecerá rehabilitación psicosocial y atención para la inclusión de las personas a nivel social y laboral, contará con una veintena de trabajadores especializados, para cuya contratación se tendrá especial preferencia por los vila-realenses.

Por su parte, Enric Portalés, ha especificado que “Caixa Rural llevaba dos años buscando una solución para que el espacio que ahora cedemos fuese útil para la sociedad y queríamos que tuviese un uso social y asistencial, tal y como su fundadora habría querido”.

La rehabilitación interna del edificio corre a cargo de la Fundación Manantial, que invertirá 700.000 euros en la reforma y adquisición de mobiliario, actuación que podría comenzar en enero y que finalizará entre los meses de mayo y junio, cuando las puertas de la nueva residencia se abrirán definitivamente al público.

“Esta es solo la punta del iceberg de todos los proyectos en los que se trabaja en nuestra ciudad, no solo para ofrecer calidad de vida y dignidad a colectivos como el de los enfermos mentales, sino también para estar al nivel que el siglo XXI nos exige y para generar un nuevo modelo que, una vez más, nos diferencia del resto”, ha finalizado Benlloch.